De incandescentes a Led: El ahorro en tu bolsillo

La iluminación de nuestros espacios de trabajo es de vital importancia para la realización de las actividades laborales. Por años hemos estado acostumbrados a las bombillas incandescentes tradicionales, que debido a la tecnología y con el paso del tiempo se han vuelto la opción menos recomendable.

Como idea de mejora, llega a nosotros la iluminación LED que gracias a sus ventajas como la duración y calidad de la luz que emite se convierte en opción número 1.

Las bombillas tradicionales emiten un 75% de calor y sólo un 25 % de iluminación, a diferencia de las luces LED que no contienen mercurio, no se calientan, ofrecen una iluminación inmediata blanca, cálida, uniforme y con un menor consumo de energía eléctrica lo que nos permite ahorrar dinero.

Las luces LED pueden reducir en un 22% el consumo de energía eléctrica, son de larga duración aproximadamente 70.000 horas de vida y aunque en un principio su costo parece ser superior al de un foco incandescente en facturación anual de luz se convierte en un ahorro.

Otra de las ventajas es que reduce el cansancio visual, genera un ahorro energético, su encendido es de inmediato, carece de luz ultravioleta e infrarroja, por lo tanto, no daña la piel, ni los mobiliarios y gracias a que se trata de luz fría reduce la posibilidad de accidentes como incendios.

Debido a su espectro cromático la imagen del entorno laboral luce mucho más profesional ante los empleados y posibles clientes.

Como empresa, al decidir dar el paso a cambiar de incandescentes a LED, debemos de informarnos y saber elegir de todas las opciones cual es la más conveniente para nosotros conforme a las características de nuestras  instalaciones.

¡Esperamos sean de gran utilidad nuestros consejos!

RIMSA ¡Lo hacemos fácil!

 

 

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Call Now ButtonLlamar